El asunto de las fosas comunes o de fosas de muertos durante la Guerra Civil de España (1936-1939), ha sido nuevamente puesto a la luz de la opinión pública a raíz de la solicitud del juez Garzón, para que se facilite por parte de parroquias y toda institución que pudiera tener en sus archivos alguna información sobre los muertos de la Guerra Civil que no hayan sido sepultados por sus familiares, añ serles negado ese sepulcro por motivos derivados de los enfrentamientos sucedidos en dicha Guerra.

La revista El Catoblepas en su número  de septiembre de 2008 acaba de publicar un artículo de Gustavo Bueno en el cual comenta lo que sucedió a partir de una entrevista solicitada sobre la solicitud y el proceso abierto por el juez Garzón. Dicha entrevista tiene un interés que implica al menos los siguientes asuntos:

1-los motivos del juez Garzón y sus implicaciones políticas en el presente. Este es así debido a la conexión entre este tema de las fosas y los intentos por parte del Partido Socialista español de hacer ver al Partido Popular como un partido franquista

2-El hecho de que el planteamiento de Gustavo Bueno haya sido publicado en algunos diarios españoles, de papel y en ediciones electrónicas, Asimismo el hecho que Bueno mismo cita de que un escritor que ahora tiene un columna en uno de los diarios de mayor circulación haya mencionado el planteamiento de Bueno sin hacer explícita mención al mismo y que al parecer haya como una especie de tabú no explícito pero sí ejercido, al evitarse la directa referencia a Garzón como padeciendo el complejo de Jesucristo.

3-El modus operandi de los medios, que cuando fabrican una noticia, la manejan de acuerdo a sus intereses y compromisos, tácitos o no. La entrevista a Bueno era parte de los materiales alrededor de la noticia de la apertura de un proceso por parte de un juez que es víctima del complejo de Jesucristo. Sin embargo, ante el posible alcance de la propia entrevista, por lo fuertes que pueden parecer a los medios, esas tesis de Gustavo Bueno, se decide apagar el fuego digamos… esta podría ser, acaso, la razón de que el diario Mundo a través de la columna de Sánchez Dragó, echara agua al fuego que se podía extender desde la entrevista a Bueno.

  

 

 

Anuncios