RUIZ-GALLARDÓN, MAESTRO DE ETICA , COMO LOS SOFISTAS (ver en el enlace el análisis del Protágoras

de Platón hecho por Gustavo Bueno)

 

Según el hoy alcalde de Madrid, el Poder básicamente estaría estructurado por el control de la información y de quienes la pueden transportar, es decir, quienes aportan información son en gran parte los políticos, y

quienes la pueden luego transportar, serían los periodistas, pero lo que más poder da es el controlar el acceso a la información y a quienes la pueden transportar y condicionarla. Esto lo decía en la inauguración de un Master de periodismo en cuya ceremonia estaba además de Gallardón, en esa época Presidente de la Comunidad de Madrid, el llamado Jesús del Gran Poder, Polanco, presidente, hoy ya fallecido, del Grupo Prisa (entre otros, propietario del diario El País, prácticamente el PRAVDA del PSOE)

La clase de ética para periodistas es interesante analizarla en el contexto de nuestro comentario al hilo de la historia del enfrentamiento entre el político Gallardón y el periodista Jiménez Losantos, que mencionamos en nuestro anterior mensaje en el blog

 

Puede ser de cierto interés la lectura de la noticia de El país donde Gallardón ofrece esta clase de ética al más puro estilo sofista (enlace al análisis del Protágoras de Platón, por Gustavo Bueno)

 

Ruiz-Gallardón reclama una ética individual para los periodistas

El Pais – Madrid – 28/01/2000

 El presidente de la Comunidad Autónoma de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, reclamó ayer una ética individual para los periodistas, pero también para las profesiones que cuentan con una trascendencia pública. “Esto naturalmente sería aplicable al político“, añadió. La ética individual que Ruiz- Gallardón propone es una exigencia del espacio que han ocupado los periodistas en la actualidad, muy diferente al de hace 25 años. “Habéis pasado de ser relatores de lo cotidiano a ser protagonistas de la vida pública; de ser aquellos que contaban cómo otros nacían o morían a ser puro objeto directamente del apetito político“, manifestó.

·                                 Adam Michnik pide a los medios que mantengan sus valores frente a las presiones  

Por eso, en su opinión, una ética individual no puede estar tutelada por la empresa en la que el periodista desarrolla su profesión. “De la misma forma que me atrevo a decir que la [ética] del político no puede estar delegada en el partido en el que se milita. Se tiene que ejercer de forma cotidiana y de forma individual”, añadió.

En este sentido, hizo una observación a los nuevos periodistas: “Sed conscientes de que lo más importante es que al final los ciudadanos pensarán que son gigantes o son molinos en función del relato que vosotros hagáis de la historia. La enorme trascendencia que eso supone sólo puede ser acompañado de un profundo ejercicio de responsabilidad“.

El presidente de la Comunidad de Madrid pronunció estas palabras al final del acto de inauguración del Máster de la Escuela de Periodismo UAM/EL PAÍS. Este ha sido el primer año en el que ha estado presente, puesto que es el primer curso en que las competencias de Educación están transferidas al organismo que preside. Jesús de Polanco, presidente de PRISA, resaltó al hacer su presentación “la valentía que supone que hoy esté aquí“.

Tensión permanente

Ruiz-Gallardón también mencionó las relaciones entre políticos y periodistas, que en su opinión nunca han sido fáciles porque son “entre hostil y amatorias“. “Entre ambos hay una tensión permanente que provoca un equilibrio, que si se hace desde una estatura moral puede ser extremadamente beneficioso para la sociedad, pero que si se prostituye intelectualmente puede ser absolutamente perjudicial“, continuó.

Dicha tensión viene dada del juego que se produce entre ambos: “El político necesita al periodista e intenta muchas veces manipularle. El periodista necesita al político porque muchas veces es fuente de su información e intenta condicionarle”. Al final, señaló Gallardón, el ciudadano puede convertirse en la gran víctima, porque es completamente inocente de ese proceso.

Gallardón dibujó también lo que él opina que es el esquema básico de poder de este siglo: “Sin duda, el tener acceso a la información y el dominar a aquellos que transportan información y desde el transporte tienen capacidad de condicionar la información“.           

           

 

 

 

Anuncios