Gustavo Bueno,ateismo católico, Papa Benedicto XVI y fe ciega contra razón

Deja un comentario

¡ DIOS SALVE LA RAZÓN ¡ gb89cc

 

COMENTARIOS SOBRE EL ARTICULO DE GUSTAVO BUENO EN EL LIBRO PUBLICADO POR EDICIONES ENCUENTRO TITULADO DIOS SALVE LA RAZÓN  

Fuente http://www.autorescatolicos.org/jesusmartiballester03.htm

 

Un libro en el cual se analiza desde la visión de diversos ensayistas, el célebre texto de la conferencia del actual Papa Benedicto XVI en la Universidad alemana de Ratisbona el año 2006 , y que provocó las airadas protestas de los ideólogos del Islam . Merece la pena leerlo para entender con más claridad las posiciones que el Materialismo Filosófico – entre otros  recomendamos el libro, consultable íntegro en internet, de modo gratuito en http://www.fgbueno.es/gbm/gb89cc.htm – mantiene en el terreno de la Religión ( o mejor dicho, de los asuntos que incumben a las religiones y su implantación gnóstica y política en el presente )

 

 

BENEDICTO XVI VISTO POR GUSTAVO BUENO

Gustavo Bueno, filósofo –ateo católico–, considera que Benedicto XVI no está en Babia y que sabe muy bien cuál debe ser la postura de la Iglesia en este momento, muy lejos de utópicas alianzas de civilizaciones. “Estar en Babia” es un refrán español, del reino de León, cuando España estaba formada por reinos que luchaban por recuperar de los árabes los reinos arrebatados. Los reyes de León pasaban el verano en Babia, región placentera, bien comunicada, habitada por gente pacífica e hidalga, leal al rey y llena de lugares para cazar osos, corzos y jabalíes; lugares paradisíacos y alejados del campo de batalla. Los Ordoños, Alfonsos, Ramiros y Fernandos se encerraban en Babia huyendo de las intrigas de la corte leonesa y de las ambiciones de nobles y prelados. Los súbditos cuando necesitaban al rey y preguntaban por él, los ministros les contestaban: El rey está en Babia, expresión que hoy se refiere a toda persona distraída o que parece ausente. Bueno critica a los católicos que arremeten contra el Papa y no dejan la Iglesia, y a los no católicos entrometidos que también le fustigan. El prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe era el guardián de la ortodoxia. El hombre que debía conocer el Antiguo Testamento, el Nuevo Testamento, los teólogos, los santos padres, la tradición agustiniana y sobre todo la tomista. 

CUESTIONES SOCIALES

Dicen que no se interesa por las cuestiones sociales. La teología de la liberación la considera una cuestión social. Pero a mí me parece que su actitud ante Boff es doctrinal. Boff dice que en los pueblos del Tercer Mundo están las semillas del verbo. Y que por tanto hay que interpretar las mitologías étnicas para entender la teología de la liberación. La clave del rechazo no está tanto en el diálogo entre cristianos y marxistas cuanto en las visiones teológicas indigenistas. 

HANS KÜNG

Con Hans Kung también choca. Lo leí bien, un embrollo tremendo y repugnante pues es de una ambigüedad enorme. Mezcla Nietzche con no se qué más. Un lío, no sabe dónde está. Y lógicamente Ratzinger lo condena. Recuerdan aquello de Fray Gerundio de Campazas: “El Espíritu Santo dice, y en mi opinión dice bien”. Lo llaman reaccionario, inquisidor. Están los teólogos, los cristianos de base o las catequistas. Es el colmo ver a una catequista muy progre diciendo que no le vale este Papa. Vaya falta de sindéresis. Sorprende que siendo católicos no afirman que el Espíritu Santo dice y dice bien, sino que el Espíritu Santo dice y dice mal. Es el colmo de la insolencia. Que se vayan de la Iglesia. Otros dicen, como un cura de Oviedo, que este Papa es un teórico. Pero lo que dice un defensor de la fe no es teoría, es doctrina. 

ES UN TEÓLOGO

No es un teórico es un teólogo. Santo Tomás utilizaba a Aristóteles y Benedicto XVI utiliza a Kant. Ratzinger dice que la Iglesia es Cristo. Y que Cristo es verdad y caridad que confluyen y se identifican porque la caridad sin la verdad es ciega y la verdad sin la caridad es vacía. ¡Eso es Kant!, que afirma que los conceptos sin intuiciones son vacíos y las intuiciones sin conceptos son ciegas. Coge a Kant y lo varía un poco. Modula a Kant. Es muy importante porque ése es uno de los puntos en que Kant demuestra que no tiene idea de cómo se unen esas dos cosas. La intuición es el espacio y el tiempo y los conceptos son el entendimiento puro, las categorías. Explicar con metáforas auditivas o visuales cómo se unen no es ya filosofía. Es uno de los puntos débiles del sistema kantiano. En cualquier caso, la Iglesia se entiende por la teología. Es lo que dignifica al catolicismo. El catolicismo sin teología no se distingue de los mormones absolutamente en nada. Los que no admitan la teología porque lo consideran pura teoría que se salgan de la Iglesia. 

La cosa es aún peor con los críticos no creyentes. Como Saramago, que dice que este Papa es el gran inquisidor. Saramago es especialmente rechazable por gratuito. Se presenta además como la última palabra de la progresía. Hablar de gran inquisidor es identificarse con la época de Galileo o de Voltaire. Pero ahora la gente en tal caso se deja inquirir. Saramago defiende a supuestos oprimidos. Como él hay mucha gente, todos los intelectuales y artistas. No respetan a la gente que voluntariamente está en la Iglesia.

LA DEMOCRACIA

Al caer la Unión Soviética la democracia es la referencia universal. El fin de la historia política, según Fukuyama, es una idea ya compartida por todos. Lo que hay, en tal caso, es déficit democrático, dicen. Hasta China es demócrata de alguna manera. La ortodoxia es la democracia. Desde la caída del Muro, la gente ve la Iglesia como una sociedad antidemocrática. Pero los grandes jefes de Estado se arrodillan ante el cadáver del Papa. Ratzinger dice que la Iglesia no es democrática sino sacramental y jerárquica. Los jefes de Estado de todo el mundo, que hablan en nombre de la democracia, se arrodillan ante él. Es lo más importante de lo que está ocurriendo y sin embargo no se capta porque aún no se ha digerido. Una de dos, o se considera que no tiene razón Fukuyama y su fin de la historia o estamos ante el fin de la Iglesia. Pero como la Iglesia no es una reliquia, está viva y coleando, ya me dirán. -Se discute hasta el nombre, que ya son ganas de marear la perdiz. 

BENEDICTO XVI NO ESTÁ EN BABIA

En los inicios del siglo XX, Benedicto XV había puesto al día las críticas contra el modernismo según el cual la Iglesia mana a través de la inmanencia vital. Roma no tiene sentido. Es de alguna manera lo que muchos años después dijo Boff: Dios inspira a través de la mitología de los pueblos. Benedicto XVI está orientado a las religiones del libro, al cristianismo y al judaísmo. A los musulmanes los ve como una herejía, como el arrianismo. Le interesa Europa, la ekumene cristiana. Cuando la batalla de las Navas de Tolosa por Alfonso VIII de Castilla, el rey de León se había ido a Babia. Era la gran batalla donde se jugaba el destino de España. Al principio apoyan tropas francesas y alemanas pero hacen tal matanza de moros que Castilla los rechaza. Portugal no ayuda y el rey de León se va a Babia. Benedicto XVI no está en Babia, no habla de la alianza de civilizaciones, ni de la paz perpetua. Soy ateo católico que no es lo mismo que ser ateo musulmán. Los católicos son aliados míos en muchas cosas contra terceros. El catolicismo es derecho romano más filosofía griega. Es nuestra tradición. Benedicto XVI no está en Babia, no habla de la alianza de civilizaciones

 

de la conveniencia práctica de un método filosófico materialista en el presente

Deja un comentario

 

En el presente de España, de lleno ya en el Siglo XXI, se nos pretende hacer creer que el estar en la Unión Europea implica mantenerse a salvo de cualquier problema de tipo económico o político. En el actual modelo educativo, en el que el PSOE ha introducido, a costa de la Filosofía, una materia para Primaria, Secundaria y Bachillerato: la Ciudadanía Democrática, sea vinculada a la Etica (en 4º de ESO) a la Filosofía (en 1º de bachillerato) o sea como materia independiente de la Filosofía o la Etica.

 

El insistir en que para la CRÍTICA del presente es imprescindible, si se quiere mejorar el propio funcionamiento (la eutaxia) de España, la utilización de un método filosófico que sea eficaz en ese sentido (de mantener la duración de la sociedad política)

 

Para mostrar cómo el actual modelo en que los periodistas tienen, en cuanto a la influencia que los medios les permiten, cierta capacidad de incidir en la conducta social y política de los ciudadanos, utilizaremos el video donde se muestra ese modus operandi de los presentadores de TV. Una muestra que hemos elegido por servir a nuestro análisis: un filósofo materialista

(Gustavo Bueno) y frente a él un periodista

 

Por otra parte, tenemos, además de lo que se nombra como la clase política, de la que nos ocuparemos en otro momento, la clase de los sicopedagogos cuyo papel en el presente (concretamente en España, en la España gestionada por los socialdemócratas) es de semejante influencia y poder al que otrora tuvieran los CURAS…DE ESTE ASUNTO HABREMOS , IGUALMENTE, DE OCUPARNOS , AUNQUE YA HEMOS ABIERTO ALGUNAS CRITICAS en blogs.

El político contra el periodista: Gallardón y su lucha contra Losantos

Deja un comentario

 

El periodista español Jiménez Losantos, que dirige un popular programa radiofónico de la cadena COPE, perteneciente a los obispos españoles ( Iglesia Católica), critica hoy lunes 6 de octubre de 2008 al actual alcalde de Madrid, Gallardón, del PP (Partido Popular) por las ideas expuestas por el político en la inauguración de un congreso de la Sociedad Interamericana de Periodistas

 

Citamos una parte del discurso de Gallardón, que sirve como argumento de apoyo a Losantos, quien fue condenado por una jueza a pagar a Gallardón por injurias y faltas al honor (sobre este asunto hay informaciones abundantes en la red internet)

 

Podemos ver en el video que enlazamos a continuación el modo de operar de este alcalde derrochador que ha dejado a Madrid como la ciudad española que arrastra la mayor deuda de todos los ayuntamientos de nuestro país 

 

http://es.truveo.com/Federico-Jim%C3%A9nez-Losantos-vs-Gallard%C3%B3n/id/1855273495

   

TEXTO DE DISCURSO DE GALLARDÓN AL QUE LOSANTOS HACE REFERENCIA

 

La verdad seguirá siendo siempre que aquel que niegue o cercene la libertad de expresión y de autonomía editorial y económica de los medios muy difícilmente podrá ser reconocido como democrático”, señaló Gallardón.
    Las transformaciones políticas e institucionales que puedan producirse “nunca pueden sofocar la voz independiente y la mirada crítica de la Prensa, so pena de perder el marchamo de la auténtica popularidad”, argumentó el alcalde. EFE  

 

COMENTARIO

Lo que ha planteado Losantos es que si lo que pide Gallardón para que el periodismo contribuya a la democracia no lo ha cumplido el mismo que lo solicita, entonces resulta suficientemente claro que Gallardón es un déspota, a partir del hecho de que la querella criminal contra Losantos por decir lo que piensa sobre su figura como político fue utilizada para desprestigiar a un periodista crítico con su hacer político y de paso tratar de perjudicar a la cadena que lo contrata o presionarla a que lo deje fuera de la misma, es decir, presionar a Losantos en los juzgados para así presionar a la COPE

 

 

 

 

 

 

 

 

Etica para periodistas desde su posición de sofista;la sofística engañosa del político Gallardón , alcalde de Madrid

Deja un comentario

RUIZ-GALLARDÓN, MAESTRO DE ETICA , COMO LOS SOFISTAS (ver en el enlace el análisis del Protágoras

de Platón hecho por Gustavo Bueno)

 

Según el hoy alcalde de Madrid, el Poder básicamente estaría estructurado por el control de la información y de quienes la pueden transportar, es decir, quienes aportan información son en gran parte los políticos, y

quienes la pueden luego transportar, serían los periodistas, pero lo que más poder da es el controlar el acceso a la información y a quienes la pueden transportar y condicionarla. Esto lo decía en la inauguración de un Master de periodismo en cuya ceremonia estaba además de Gallardón, en esa época Presidente de la Comunidad de Madrid, el llamado Jesús del Gran Poder, Polanco, presidente, hoy ya fallecido, del Grupo Prisa (entre otros, propietario del diario El País, prácticamente el PRAVDA del PSOE)

La clase de ética para periodistas es interesante analizarla en el contexto de nuestro comentario al hilo de la historia del enfrentamiento entre el político Gallardón y el periodista Jiménez Losantos, que mencionamos en nuestro anterior mensaje en el blog

 

Puede ser de cierto interés la lectura de la noticia de El país donde Gallardón ofrece esta clase de ética al más puro estilo sofista (enlace al análisis del Protágoras de Platón, por Gustavo Bueno)

 

Ruiz-Gallardón reclama una ética individual para los periodistas

El Pais – Madrid – 28/01/2000

 El presidente de la Comunidad Autónoma de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, reclamó ayer una ética individual para los periodistas, pero también para las profesiones que cuentan con una trascendencia pública. “Esto naturalmente sería aplicable al político“, añadió. La ética individual que Ruiz- Gallardón propone es una exigencia del espacio que han ocupado los periodistas en la actualidad, muy diferente al de hace 25 años. “Habéis pasado de ser relatores de lo cotidiano a ser protagonistas de la vida pública; de ser aquellos que contaban cómo otros nacían o morían a ser puro objeto directamente del apetito político“, manifestó.

·                                 Adam Michnik pide a los medios que mantengan sus valores frente a las presiones  

Por eso, en su opinión, una ética individual no puede estar tutelada por la empresa en la que el periodista desarrolla su profesión. “De la misma forma que me atrevo a decir que la [ética] del político no puede estar delegada en el partido en el que se milita. Se tiene que ejercer de forma cotidiana y de forma individual”, añadió.

En este sentido, hizo una observación a los nuevos periodistas: “Sed conscientes de que lo más importante es que al final los ciudadanos pensarán que son gigantes o son molinos en función del relato que vosotros hagáis de la historia. La enorme trascendencia que eso supone sólo puede ser acompañado de un profundo ejercicio de responsabilidad“.

El presidente de la Comunidad de Madrid pronunció estas palabras al final del acto de inauguración del Máster de la Escuela de Periodismo UAM/EL PAÍS. Este ha sido el primer año en el que ha estado presente, puesto que es el primer curso en que las competencias de Educación están transferidas al organismo que preside. Jesús de Polanco, presidente de PRISA, resaltó al hacer su presentación “la valentía que supone que hoy esté aquí“.

Tensión permanente

Ruiz-Gallardón también mencionó las relaciones entre políticos y periodistas, que en su opinión nunca han sido fáciles porque son “entre hostil y amatorias“. “Entre ambos hay una tensión permanente que provoca un equilibrio, que si se hace desde una estatura moral puede ser extremadamente beneficioso para la sociedad, pero que si se prostituye intelectualmente puede ser absolutamente perjudicial“, continuó.

Dicha tensión viene dada del juego que se produce entre ambos: “El político necesita al periodista e intenta muchas veces manipularle. El periodista necesita al político porque muchas veces es fuente de su información e intenta condicionarle”. Al final, señaló Gallardón, el ciudadano puede convertirse en la gran víctima, porque es completamente inocente de ese proceso.

Gallardón dibujó también lo que él opina que es el esquema básico de poder de este siglo: “Sin duda, el tener acceso a la información y el dominar a aquellos que transportan información y desde el transporte tienen capacidad de condicionar la información“.           

           

 

 

 

Masacre de Tlatelolco: dos de octubre del 68 en México

1 comentario

http://www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB10/mex18-05.htm documentos secretos de EEUU hoy desclasificados

 

MOVIMIENTO ESTUDIANTIL DE MEXICO 40 Aniversario

LA MASACRE DE TLATELOLCO DE DOS DE OCUBRE DE 1968

VINCULACIONES HISTORICAS Y SU INTERÉS EN EL PRESENTE

 

En medio de la marejada de noticias sobre la crisis económica activada en Wall Srteet y las elecciones norteamericanas hoy se menciona en algunas agencias internacionales la Masacre de Tlatelolco el dos de octubre de 1968, perpetrada por el ejército de México siguiendo éste las órdenes de Luis Echeverría (ministro de Interior en esas fechas y posteriormente presidente de México) y Díaz Ordaz , el presidente mexicano en el año olímpico, pues las Olimpíadas se celebraban en México en 1968, a escasos días de esa masacre que acabó brutalmente, salvajemente, con el Movimiento Estudiantil Hemos elegido algunos enlaces y textos que consideramos de interés crítico y materialista sobre el grave suceso que marca aún el presente de México. Numeraremos dichas referencias para facilitar su clasificación y análisis a los lectores del blog

 

1)

ENLACES y fuentes sobre el Movimiento Estudiantil mexicano en 1968 y la masacre perpetrada por el Gobierno del Presidente Díaz Ordaz

http://www.bibliog.unam.mx/iib/proyectos/oplime/bibliog1.html

 

2)

Uno de los más influyentes líderes del PRD(Partido de la Revolución Democrática) , Muñoz Ledo, fue un colaborador y defensor de Díaz Ordaz y de Luis Echeverría , quienes gestaron desde el Gobierno mexicano la Masacre de Tlatelolco el dos de Octubre de 1968. Tal como expone  Carlos Ramírez si el PRD se pretende hacer ver como el único representante de las izquierdas mexicanas con el necesario valor moral para tal papel político, deberíamos saber acerca de las enormes contradicciones que  encierra el hecho de  tener entre sus máximos representantes y gestores al ex priísta (es decir: perteneciente al PRI, Partido Revolucionario Institucional) vinculado al Gobierno priísta de la Masacre del 68 : Porfirio Muñoz Ledo

 

2 a)

También de mucho interés el comentario que encontramos en La Opinión de Poza Rica (Estado de Veracruz. México)del 3 de octubre de 2008 Enlace en http://www.laopinion.com.mx/columna.php?columna=2 El comentario de este diario, basado en los datos expuestos por Carlos Ramírez, nos plantea una crítica muy sólida al papel de Muñoz Ledo en el 68 (época en que era miembro relevante del PRI) y en el presente como miembro relevante del PRD

 

2)

 

Powered by Active News Manager

 

 

Búsquedas :

+ Celebrar el 68: GDO en PRD + Oda de Porfirio a represión

SECCION »  Indicador Político
Por Carlos Ramírez / 10/2/2008 1:01:00 AM

Comentarios   |   Imprimir   |   E-Mail

 

 

INDICADOR POLITICO

 

 

+ Celebrar el 68: GDO en PRD

+ Oda de Porfirio a represión

 

 

Carlos Ramírez

 

 

Como el PRD se asume el heredero de las luchas de la izquierda estudiantil, los perredistas podrán recordar hoy la masacre de Tlatelolco del 2 de octubre de 1968 con la relectura de dos discursos de defensa y justificación de Gustavo Díaz Ordaz que hizo el hoy auto denominado jefe de las izquierdas mexicanas: Porfirio Muñoz Ledo.

El ejercicio no es distractor. Muñoz Ledo es el coordinador del Frente Amplio de López Obrador como organización de la izquierda. Por eso los dos discursos plantean una duda: o el PRD no es el heredero de la izquierda ni del 68 y los dirigentes estudiantiles vivos han llegado al nivel del cinismo político de aceptar como dirigente de la coalición de izquierda a uno de los avales morales de Díaz Ordaz y de la represión en Tlatelolco o Muñoz Ledo representa la revalidación del pensamiento político priísta-diazordacista en el PRD.

En uno de los dos discursos, en 1969, Muñoz Ledo dibujó el irracionalismo de los estudiantes en el 68, muchos de los cuales hoy militan en el PRD, y explicó que veía el movimiento estudiantil y popular del 68 como un intento de subversión del orden priísta:

“Al cabo de un prolongado periodo de crecimiento, fuerzas e intereses ajenos a la voluntad del pueblo pretendieron divorciarlo de las instituciones de la República y los más antiguos trasfondos reaccionarios vinieron a condensarse en la idea de que el deber más imperioso para los mexicanos es disminuir la autoridad del Estado e inventar un nuevo régimen constitucional”.

El 20 de noviembre de 1969, en un acto de celebración de la revolución mexicana, Muñoz Ledo utilizó toda su verborrea demagógica para alabar la figura de Díaz Ordaz y señalar que la represión del 68 fue cumplimiento “del mandato popular” que “ha conservado intacta la autoridad del Estado y ha defendido, con el derecho, la soberanía de la nación”. Es decir, que la represión fue patriótica.

A los jóvenes que salieron a la calle a exigir democracia y a protestar contra la represión autoritaria del Estado, Muñoz Ledo, también asesor político de Luis Echeverría, les dijo ante la tumba de Plutarco Elías Calles:

“Hoy, en pocos países como el nuestro los jóvenes encuentran mejores posibilidades de identificación y de servicio dentro de la sociedad civil”.

En septiembre de 1969, Muñoz Ledo habló como priísta en una reunión de análisis del quinto informe de Díaz Ordaz en el que asumió la responsabilidad de la represión del 68. En su discurso, Muñoz Ledo fue burlón con el discurso político del movimiento estudiantil apoyándose en frases de Díaz Ordaz:

“No podemos tampoco alentar la esperanza de que con la “prédica de un voluntarismo aventurero”, impulsando al país por “entusiasmos intermitentes” o por “euforias momentáneas” será factible obtener, al mismo tiempo, la consolidación definitiva de nuestra soberanía, el progreso económico y la justicia social, sin detrimento de la democracia política”.

Muñoz Ledo razonó el papel de la represión para mantener a un grupo en el poder: “nuestro partido ha perdurado y ha acrecentado su poder porque ha triunfado en su propósito de conservar la legitimidad constitucional, la legitimidad histórica y la legitimidad popular de los gobiernos de la Revolución Mexicana”.

No escatimó elogios a Díaz Ordaz: “la herencia más preciada del régimen de gobierno del presidente Díaz Ordaz es la consolidación del marco de nuestro desarrollo por la afirmación de la soberanía interna y externa del Estado”.

Estableció la derrota del movimiento estudiantil: “en todo el mundo existe la convicción de que los últimos movimientos de rebeldía y de protesta han dejado como secuela inmediata el aumento de poder de los enemigos del cambio social. Con la más estricta objetividad podemos afirmar que los conflictos sociales que tuvieron lugar en México y que llegaron a poner en peligro la paz pública no dejaron como saldo el más mínimo incremento de poder o de influencia en favor de quienes se oponen a la transformación acelerada y a la autonomía del país”.

Dio los argumentos de la represión cono tarea política y de Estado:

“Díaz Ordaz dijo, reiteradamente, que ninguna presión obligaría al gobierno a “mediatizar la soberanía de la nación” y, podernos añadir con justicia, que no permitió tampoco que se deteriorara la autoridad que el Estado ejerce sobre los intereses particulares que componen la comunidad mexicana. Con esta intención ha dicho que “ningún grupo, ningún sector, ninguna clase tiene el derecho de imponerse a los demás. La voluntad mayoritaria del pueblo mexicano es la que decide”. En ejercicio de ese mandato, el Poder Ejecutivo tomó sus decisiones y la responsabilidad que asume, es –al mismo tiempo– la reafirmación de la soberanía externa del Estado y de la supremacía del poder público en el interior del país

Lo que falta hoy que se cumplen 40 años de la represión en Tlatelolco es que el Muñoz Ledo diazordacista de 1968-1969 sea el encargado del discurso oficial de la autodenominada izquierda contra la represión en Tlatelolco. Sería la culminación de la figura paródica de Muñoz Ledo. Y la aniquilación de la memoria histórica del 68 en el PRD.

 

www.indicadorpolitico.com.mx

cramirez@indicadorpolitico.com.mx

 

 

 

 

Derechos Reservados © 2007 por Grupo Editorial Transición S.A. de C.V.
Mantenimiento del sitio:
Hosting Soluciones

 

 

 

3)

 

Acuérdate del 68 Por Oscar Omar Ramírez Rivera

nirvanomar@yahoo.com.mx

 

¿Y la libertad de expresión?

Algo que ha quedado muy marcado en la historia de

nuestro país y en la memoria de todos los mexicanos son

los acontecimientos que se suscitaron en aquella tarde

del 2 de Octubre de 1968 en las inmediaciones de la

plaza de las tres culturas en la unidad habitacional

Nonoalco-Tlatelolco.

1968 fue un año en el que México se preparaba

para recibir a los principales deportistas del mundo, ya

que se iban a celebrar Los XIX Juegos Olímpicos programados

a iniciar el día 12 de Octubre. Pero internamente

se estaba viviendo un ambiente tenso por el

movimiento estudiantil que ya tenia varios meses que

había iniciado y cada día iba creciendo más.

Este movimiento estudiantil surgió durante el

sexenio del presidente Gustavo Díaz Ordaz cuando el

primer mandatario se hizo presente en su gobierno,

haciendo valor su condición y tomando decisiones sin

consentimiento del pueblo teniendo como consecuencia

la alianza de los estudiantes de distintas provincias del

país y del Distrito Federal que hicieron distintas manifestaciones

donde lograron reunir a familias, obreros y a

todo un pueblo que quería un cambio en el país.

Por un lado el gobierno buscaba una rápida

solución a los eventos que repercutían en la conducta de

los habitantes de la capital del país, ya que estaban

prósperos los Juegos Olímpicos, un evento de talla internacional

en el cual tendríamos como visitantes otros

países del mundo y por supuesto el país tendría que dar

una buena cara.

Por otro lado los estudiantes seguían manifestándose,

ellos reclamaban democracia, la derogación

del artículo 145 del Código Penal, libertad de expresión,

el retiro de la milicia de las escuelas, libertad a los presos

políticos y la igualdad entre los estudiantes.

Los hechos

“A las cinco y media de la tarde del miércoles 2 de

octubre de 1968, aproximadamente diez mil personas se

congregaron en la explanada de la Plaza de las Tres

Culturas para escuchar a los oradores estudiantes del

Consejo Nacional de Huelga. La multitud estaba compuesta

en su gran mayoría por estudiantes, hombres y

mujeres, niños y ancianos sentados en el suelo.”

“El ambiente era tranquilo a pesar de que la

policía, el ejército y los granaderos habían hecho un gran

despliegue de fuerza.” Uno de los primeros estudiantes

que tomó el micrófono dijo que tenían el conocimiento

de que el ejército esperaba una provocación, así que

informó a todos sus compañeros que no se llevaría a

cabo la marcha que se tenia programada al Instituto

Politécnico Nacional

Lo que nadie sabía en ese momento es que

existía un grupo de policías vestidos de civil entre toda

la multitud, ellos estaban identificados por un guante

blanco en la mano izquierda, se fueron distribuyendo

entre todos los que se encontraban en el lugar, y algunos

tomaron posiciones de francotiradores dentro de los edificios.

Eran los del Batallón Olimpia. Su misión era

detener a los líderes del movimiento estudiantil.

Momentos después de que se informó que no

existiría tal marcha hacia el Instituto Politécnico

Nacional, un helicóptero que sobrevolaba por los cielos

de Tlatelolco lanzó unas luces de bengala color verde. Al

parecer esa fue la señal que dio inicio a la masacre en la

Plaza de las Tres Culturas.

Se dice que miembros del Batallón Olimpia,

que ya estaban en posiciones de francotiradores iniciaron

el fuego contra los soldados y al herir al General que

estaba al mando de las tropas, los soldados empezaron a

repeler el fuego avanzando hacia los edificios y disparando

indiscriminadamente contra hombres, mujeres y

niños que se encontraban en el lugar. El gobierno manejo

la versión que lo sucedido fue un enfrentamiento entre

estudiantes y militares, además de que minimizó la cantidad

de muertos y heridos.

“¿Quién ordenó esto? Esto es un crimen”

Ese día el movimiento estudiantil fue reprimido de la

manera más cruel, sangrienta y cínica posible por parte

de un gobierno inseguro e inestable. Lo sucedido aquél

día fue un acto de cobardía y de falta de diplomacia por

parte de los que tenían el poder en sus manos. Ese día,

asesinaron a los jóvenes mexicanos que luchaban por sus

ideales, por tener un mejor país.

* Todas las citaciones fueron tomadas del libro “La

noche de Tlatelolco” por Elena Poniatowska.

 

 

 

4)

 

http://www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB10/nsaebb10.htm

4)

TLATELOLCO MASSACRE:
DECLASSIFIED U.S. DOCUMENTS ON MEXICO AND THE EVENTS OF 1968

By Kate Doyle
Director, Mexico Documentation Project


Mexico‘s tragedy unfolded on the night of October 2, 1968, when a student demonstration ended in a storm of bullets in La Plaza de las Tres Culturas at Tlatelolco, Mexico City. The extent of the violence stunned the country. When the shooting stopped, hundreds of people lay dead or wounded, as Army and police forces seized surviving protesters and dragged them away. Although months of nation-wide student strikes had prompted an increasingly hard-line response from the Diaz Ordaz regime, no one was prepared for the bloodbath that Tlatelolco became. More shocking still was the cover-up that kicked in as soon as the smoke cleared. Eye-witnesses to the killings pointed to the President’s “security” forces, who entered the plaza bristling with weapons, backed by armored vehicles. But the government pointed back, claiming that extremists and Communist agitators had initiated the violence. Who was responsible for Tlatelolco? The Mexican people have been demanding an answer ever since.

Thirty years later, the Tlatelolco massacre has grown large in Mexican memory, and lingers still. It is Mexico’s Tiananmen Square, Mexico’s Kent State: when the pact between the government and the people began to come apart and Mexico’s extended political crisis began.

To commemorate this thirtieth anniversary, the National Security Archive has assembled a collection of some of our most interesting and richly-detailed documents about Tlatelolco, many recently released in response to the Archive’s Freedom of Information Act requests, all obtained from the secret archives of the CIA, FBI, Defense Department, the embassy in Mexico City and the White House. The records provide a vivid glimpse inside U.S. perceptions of Mexico at the time, and discuss in frank terms many of the most sensitive aspects of the Tlatelolco massacre which continue to be debated today: the political goals of the protesting students, the extent of Communist influence, Diaz Ordaz’s response, and the role of the Mexican military in helping to crush the demonstrations.

But while the declassified U.S. documents reveal new details about Tlatelolco, perhaps most important is the challenge their release poses to Mexico today. Thirty years after the massacre, the Mexican government continues to deny its people basic facts about what happened — refusing to open Army and police records to public scrutiny on the grounds of “national security,” denying Congress the right to hear testimony by agents of the state who were present at Tlatelolco. The valiant investigative efforts by reporters, scholars, historians, and an official congressional committee have helped clarify the events of 1968 enormously. But Mexico’s secret archives are also critical for a full understanding of Tlatelolco — and until they are opened, doubts about the truth of the Tlatelolco massacre will linger on.

4a)

 

GO TO THE DOCUMENTS http://www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB10/nsaebb10.htm

 

 

 

México, la “inercia” de la matanza de Tlatelolco en 1968 , junio de 1971

1 comentario

Cronología: intervenciones militares de EE.UU. en América Latina

Deja un comentario

Cronología: intervenciones militares de EE.UU. en América Latina.

Gregorio Selser.Artículo:Argentina,”limpiar servicios”…

Deja un comentario


Prensa Latina – México
El Día – México
1-12-83

Argentina: Limpiar “los servicios”, antes que amenazar a la ciudadanía.

Las desafortunadas expresiones del próximo ministro del Interior, doctor Antonio Tróccoli, que incluyeron amenazas contra la presunta futura actuación de lo que designó como “extrema izquierda”, tiene como petición de principio la exigencia de que caracterice apropiada y específicamente a esa ambigua orientación ideológico-política, máxime si le consta, sin haber llegado aún a su alta función pública junto al presidente constitucional Raúl Alfonsín, que aquélla se va a unir “tácticamente” con 105 grupos extremistas de derecha “para perturbar, interferir y desestabilizar” al nuevo gobierno.

Se trata de una afirmación cuya gravedad inocultable demanda todas las precisiones de una denuncia formal y responsable. Lo contrario equivaldría a recurrir a las antiguas artimañas de la desinformación y la mentira abierta o solapada en la que han hozado durante décadas los llamados “servicios de inteligencia” de las fuerzas armadas y de las múltiples policías y organismos de “seguridad del Estado” en Argentina. Si al doctor Tróccoli tiene ya información y pruebas de lo que tácitamente unificó como un haz de conjura entre las izquierda y derecha extremistas, el terrorismo, la pornografía y la droga, su deber, ya mismo, es proporcionar esas pruebas a la justicia para que proceda sin demora contra los complotistas.

Llamarse a silencio después de este desparramo de heces con ventilador, supone de entrada repetir el vituperable juego del que resultaron víctimas pueblo y gobiernos de Argentina en las décadas recientes. Presento como primer testigo de cargo contra esta y clase de juegos de ambigüedades y patrañas a la propia Unión Cívica Radical (UCR), cuyo gobierno, personificado en el doctor Arturo U. Illia fue desestabilizado por la mafia sindical, los militares, los curas y ciertas corporaciones transnacionales en 1966. Mediante esos juegos caballeros de industria y “genios” del periodismo como Jacobo Timerman, en el curso de seis meses, como le consta al doctor Tróccoli, convirtieron a uno de los gobiernos constitucionales más honestos y progresistas de la historia nacional en algo digno de lástima y de risa. La conversión de la imagen hizo posible el vil cuartelazo del general Juan Carlos Ongania, con las consecuencias que se siguen padeciendo hasta el día de hoy.

Puedo presentarme también a mí mismo como testigo de cargo. Durante varios meses, a continuación de ese cuartelazo, investigué los orígenes verdaderos de ese cuartelazo, así como los modos y tretas que utilizaron, para propinarlo, sus principales protagonistas. El resultado de esa investigación se publicó, también durante meses, con el título “El golpe contra Illia”, en la única publicación que en los años 1966 a 1971 hizo oposición frontal a los regímenes militares de Ongania, Levingston y Lanusse: se llamaba Inédito y la financiaba el Comité de la Provincia de la UCR, con la discreta dirección del hoy presidente de la Nación, doctor Raúl Alfonsín. Inédito dejó de publicarse precisamente cuando el doctor Alfonsín perdió, en las elecciones internas del radica1ismo, la conducción de esa parcela partidaria provincial; el sector que se le oponía, del caudillo García Puente, negó toda nueva subvención a la revista y ésta feneció de muerte no natural.

Puedo presentarme como testigo porque esa serie y muchas otras crónicas sobre el régimen de quien derrocó a Illia integraren dos tomos titulados El Onganiato (Samonta Editor, Buenos Aires, 1973) y los ejemplares residuales fueron incinerados por el régimen bestial de Videla y Viola al que insistimos en seguir caracterizando como El septenio infame de la guerra sucia. Otros ejemplares fueron a dar al llamado “Museo de la Subversión” que aún funciona en la guarnición militar de Campo de Mayo, a pesar de que esos libros eran una exaltación del gobierno constitucional de Illia y al propio tiempo una constante execración de los verdaderos subvertidores del orden, la paz y la convivencia nacional: los militares.

Puedo presentarme, otra vez, como testigo, en un episodio en el que el propio doctor Tróccoli intervino en favor de mi libertad, en su condición de diputado nacional. En la segunda quincena de febrero de 1976, al regreso de un viaje al Perú, viaje de terapia recomendado por mi cardiólogo, agentes del Servicio de Informaciones de Estado (SIDE), el organismo de “inteligencia” dependiente del Ministerio del Interior, dispusieron mi “demora” en una celda de la prisión que funciona en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza. Me hicieron creer que en otras celdas “en algún otro lugar” estaban igualmente presas mi esposa y una hija mía menor de edad. Ezeiza, reténgase el dato, era entonces la zona en la que aparecían desde un año antes, acribillados a balazos, los cuerpos víctimados por organizaciones terroristas semioficiales como la “Triple A” o de los “servicios de inteligencia” militares y policiales que hacían sus ensayos de la que iba a ser poco después la “Guerra Sucia”.

Se me mantuvo incomunicado durante unas dieciocho horas, sin proporcionarme agua ni alimento alguno. No se me tocó un pelo, pero el juego sádico de hacerme suponer que habían sido “desaparecidos” mi esposa y mi hija fue peor que la tortura física. Después, durante una hora, se me sometió a un interrogatorio vejaminoso y humillante, que en verdad sólo se proponía -incluido el juego del policía bueno y el policía malo- hacerme “cantar” si en verdad mi viaje a Lima no había sido sólo una escala hacia La Habana. Sin necesidad de recurrir a mi prisión y al castigo psicológico de la incomunicación, ni a la sádica treta sobre “lo que hacemos en los bosques de Eseisa”, desde el comienzo y/en menos de cinco minutos de plática habrían obtenido la misma respuesta negativa lograda después de su “hábil interrogatorio”, a cuyo término los policías a modo de intimidación disuasiva hicieron una marca en el pasaporte, de cierta connotación siniestra. Mi ilegal prisión no llegó a las 24 horas, y sólo al notificárseme mi libertad se me dijo que mi esposa y mi hija no habían sido detenidas en momento alguno. Al día siguiente me informa de que, entre los muchos que se preocuparon por mi situación y demandaron mi libertad -incluso desde México y Estados Unidos- estuvo el diputado Antonio Tróccoli, hoy ministro del Interior del inminente gobierno de Raúl Alfonsín.

Estos recuerdos tienen ahora vigencia en relación con las declaraciones reproducidas en nuestra crónica de ayer sobre los anuncios hechos por el citado futuro ministro, porque entiendo que hoy más que nunca importa ser claros y precisos en materia de lenguaje de política y de ideología, no menos que de programas de acción y de gobierno. Las anfibologías, ambigüedades, alusiones y medias tintas deben ser de una vez y para siempre desterradas del lenguaje oficial. No basta con que se anuncien modificaciones semánticas como esa de trocar “represión” por “prevención”, si al propio tiempo no se extirpan de raíz todos los instrumentos y herramientas militares y policíacas que dieron tan trágica fama a la Argentina de “El Septenio Infame”. No podrá haber limpieza verdadera, ni cambio posible, especialmente en la moral pública, si no se comienza con la erradicación de los vicios, torcimientos, modos y expresiones criminales, ilegales y anticonstitucionales típicos de los años militares y policiales. Lo cual bien podría llevarnos a ejemplos instaurados a partir del 6 de septiembre de 1930, fecha en la que -y no es tampoco casual- fue derrocado por militares el gobierno constitucional de la UCR presidido por Hipólito Yrigoyen.

Tengo en lo personal, como una buena parte de la ciudadanía argentina, sobradas razones para desconfiar de quienes azuzan fantasmas improbables en lugar de aplicarse a la denuncia -y al compromiso de lucha- contra los reales factores del desastre y el infortunio nacionales. Me molestarían menos los jovencitos rocanrroleros que quizás fuman mariguana, o los adolescentes que pudieran sentirse atraídos por revistas pornográficas, todos ellos pasibles de cambio por educación, que no los irremediables torturadores y asesinos, sádicos y “desaparecedores” que puedan permanecer en los cuadros de oficiales, suboficiales o simples agentes de las fuerzas armadas y de seguridad, so capa de que siguen siendo necesarios para combatir la “subversión” y el “terrorismo”.

Porque no hay peores terroristas y subvertidores del orden democrático y violadores de las leyes e instituciones republicanas, que toda esa hez uniformada o de civil que estuvo al servicio de los siete peores y más envilecidos años de la historia argentina. Bueno sería que el doctor Tróccoli comenzara a hacer a limpieza y claridad en esa dirección…

Gregorio Selser. Artículo: Honduras ocupada…

Deja un comentario

archivo-selser
Prensa Latina – México
El Día – México
1-8-83

Honduras ocupada: ¿Sabrán los reclutas por qué deberán pelear? Claro que no.

En el libro de memorias Embajador de carrera, de Willard L. Beaulac, figuran no pocas líneas dedicadas a ciertas particularidades de la política hondureña de principios de siglo, y a cómo la idiosincrasia de la población local se ajustaba a las mudables contingencias de los gobiernos civiles y militares. Nada dice de las razones por las que eran frecuentes las guerras civiles, azuzadas como era no sólo por las ambiciones de los caudillos sino porque, para satisfacerlas, las dos empresas bananeras más importantes del país, la United Fruit y la Cuyamel Fruit, proporcionaban dinero y pertrechos bélicos a las distintas facciones.
A Beaulac le tocó asistir a la guerra civil de 1924, en cuyo transcurso desembarcaron los marines en Amapala y se instalaron en Tegucigalpa, capital que estaba sitiada por tropas contrarias al gobierno. A Beaulac le había impresionado la exactitud con que el escritor O. Henry había descripto, en su libro Cabbages and Kings (Coles y reyes), los aspectos satíricos y caricaturescos más notables de su estancia en Honduras, a la que llamaba “Anchuria”. Consideraba que la pintura de O. Henry era acertada, que “era imposible ignorar la comedia” de las revueltas, que “muchos, quizás la mayoría de los hombres que constituían los ejércitos litigantes, no sabían por qué peleaban” y que “muchos murieron por una causa que probablemente creían gloriosa”.
Lo que le tocó observar a Beaulac como vicecónsul en Puerto Castilla resultó estar bastante próximo a la tragicomedia. Anotaría en sus memorias: “Existía una tendencia a ridiculizar las revoluciones centroamericanas”. También registró: “Aunque conocía muy bien la comedia que era inseparable de todo el proceso, me hallaba principalmente consciente de su tragedia”. El aspecto trágico lo enfocó en el incendio de La Ceiba: “Hubo muchas muertes y las pérdidas en propiedades eran muy elevadas y esto sucedía en un país que ya estaba empobrecido y acosado por las deudas, principalmente como resultado de sus primeras guerras civiles […] La historia no era reconfortante”. La parte ridícula o caricaturesca iba anexa al drama. El siguiente es un trozo de su experiencia en Honduras, referente a la composición de los ejércitos locales:
“Muchos peleaban por el placer de luchar […] a muchos le interesaba principalmente, lo que era natural dadas las circunstancias, estar del lado del vencedor; y cuando cambiaba la corriente de la batalla, la deserción hacía el lado más fuerte era casi total. La mayoría de los soldados eran reclutados y no usaban uniforme. Un bando se distinguía del otro por los brazaletes que usaban los soldados. Generalmente, a los soldados no se los conocía como liberales o conservadores sino como Azules y Colorados. No era extraño que un soldado Azul llevara en su bolsillo un brazalete de los Colorados y viceversa, y no vacilaban en cambiárselo cuando llegaba el momento. Puerto Castilla cambió eventualmente de manos mediante el recurso de cambiarse de brazaletes.”
Cuando La Ceiba cayó en manos de los rebeldes -generales Tosta, Ferrera y Carías- se descontó que lo mismo pasaría pronto con Puerto Castilla. Beaulac y el cónsul de Gran Bretaña lograron, con apoyo de la compañía United Fruit, que el representante del gobierno a pactar la rendición, previniéndose a cualquier contingencia bélica en el lugar. Sacaron de la cárcel local a un dirigente revolucionario y se entablaron las pláticas: “Después de alguna discusión, en la que todos asumieron una actitud extraordinariamente acomodaticia, se convino un protocolo para la rendición […] La tropa debería dejar las armas, y aquellos que optaran por la causa revolucionaria estarían en libertad de unirse a ella. Los otros serían dados de baja. Todos los presos políticos serían puestos en libertad.”
Al tiempo que Beaulac llamaba por radiograma un barco de guerra de la Banana Fleet o Flota de las Bananas, el representante del gobierno cumplía la parte que le tocaba del pacto. A poco le informó “que un considerable grupo de soldados se habían negado a entregar las armas y se hallaban dedicados a saquear la ciudad. Primeramente habían irrumpido en una cantina para ‘alcoholizarse’ debidamente. El sonido de los rifles y de los gritos de la tropa rebelde llegaban hasta nosotros […] El comandante revolucionario había tenido poco éxito al tratar de controlar a sus propios partidarios, y mucho menos a esos soldados que se habían negado a entregar sus armas y a los otros elementos desordenados que habían aguardado su oportunidad para dedicarse al saqueo. Grupos de hombres armados, en diversos grados de embriaguez, saqueaban las tiendas y en algunas oportunidades se tiroteaban recíprocamente de una manera desorganizada.”
En medio de ese desorden llegó un buque de la Armada estadunidense: “Ví el panorama más hermoso que jamás hombre alguno tuvo el privilegio de ver. Allí estaba el destroyer norteamericano con la bandera ondulando gallardamente sobre su popa […] La noticia de la llegada del barco había cundido como por arte de magia. El nuevo comandante militar había puesto patrullas en las calles, el pillaje había cesado y era evidente que la crisis había pasado”. Cayó el gobierno después de que medió en el conflicto un enviado especial del presidente Calvin Coolidge, el muy conocido Sumner Welles. Se convirtió en presidente provisional el general Tosta, quien convocó a elecciones y en febrero de 1925 asumió el presidente electo, Miguel Paz Barahona, casualmente perteneciente al mismo bando conservador de los insurgentes, o dicho de un modo más claro, al bando que respaldaba la United Fruit Company en contra de la Cuyamel Fruit Company de Samuel Zemurray.
Todavía iban a producirse nuevos episodios de insurrección, pero esa cruenta guerra civil terminó aquel año. Comenta Beaulac: “La revolución, por supuesto, deja sus consecuencias inevitables de antagonismos y de violencias […] No todos los bandos e individuos aceptaron plenamente la autoridad del gobierno, y a veces era difícil saber en qué lado se hallaba la lealtad de la gente”.
La descripción corresponde a la tercera década de este siglo, pero siguió siendo bastante válida hasta las recientes décadas, hasta que la profesionalización de las fuerzas armadas hizo que los cuartelazos e insurrecciones, que siguieron produciéndose, adquirieran formas más “científicas” y orgánicas.
Sin embargo, la observación esencial de Beaulac acerca de los soldados hondureños sigue siendo básicamente la misma hoy día. Como una prueba de ello proporcionamos por separado la reproducción fotostática de una crónica publicada por el periódico Tiempo de San Pedro Sula, Honduras, fechada el 20 de junio último, donde se describe de qué modo las fuerzas armadas que comanda el general Gustavo Álvarez Martínez recluta por la fuerza a quienes serán los futuros soldados de la patria, y quizás la carne de cañón de que se valdrá Estados Unidos para agredir a Nicaragua.

Gregorio Selser. Artículo periodístico

Deja un comentario

Prensa Latina – México
El Día – México
2-4-83

Honduras: “Time” y “Times” coinciden en lo de las bases de somocistas.

El semanario Time, en su edición de fecha antedatada del próximo lunes (George Russell, Bernard Diederich y James Willwert, “Nicaragua’s Elusive War. A guerilla struggle raises charges of covert U. S. involvement”, 4 de abril de l983, pp. 24-25), coincide en lo fundamental con el periódico The New York times Stephen Kinzer, “At a Border Camp in Honduras, Anti-Sandinists Are Ware of Visit”, 28 de marzo de 1983, pp. 1 y 3) en lo de revelar, y sin medias tintas ni referencias ambiguas, en lo que no es un secreto ni en Washington ni en Centroamérica: Honduras continúa siendo -como lo es desde la primera mitad de l982- la base de operaciones y de lanzamiento de mercenarios de distintas nacionalidades, en contra del gobierno revolucionario de Nicaragua.
Tiene mayor ventaja en cuanto al aporte de datos específicos la crónica de Stephen Kinzer, despachada el 27 de marzo desde Matasano, Honduras, enriquecida con un mapa ad hoc:
“Nicaragüenses descriptos como insurgentes que combaten para a derrocar al gobierno sandinista de Managua parecen estar operando desde un campamento situado en los montes cercanos a este caserío próximo a la frontera. El campamento, hacia el cual un reportero fue conducido el sábado (26 de marzo) por resientes locales, está en la provincia (departamento) de El Paraíso, aproximadamente a una milla de un polvoriento camino que corre desde la fronteriza población de Cifuentes hasta la principal ciudad de la región, Danlí. Está ubicada a unas ocho millas de la frontera con Nicaragua si uno hace el recorrido a pie, de acuerdo con los que residen en las cercanías.
“La base está conformada por más de una docena de grandes tiendas de campaña, instalada cerca de una cabaña de adobe repleta de cajas de madera sin abrir, indicadoras de que su contenido es el de armas fabricadas en Estados Unidos. De acuerdo con los rótulos en inglés que ostentan las cajas, su contenido incluye granadas de fragmentación y proyectiles de morteros. La ubicación de la base es conocida por algunos soldados hondureños en el área, la que parece estar operando con su aquiescencia.
“Honduras ha negado repetidamente la existencia de tales campamentos. En una declaración de la semana pasada el Gobierno afirmó: ‘Es absolutamente falso que guerrillas antisandinistas tengan bases en Honduras o que hayan usado su territorio para lanzar ataques contra el. régimen del vecino país’. En la misma declaración, Honduras reiteró su oferta de ‘someterse a una supervisión internacional seria y abierta para demostrar que en su territorio no hay bandas armadas o facciones hostiles a cualquier país o gobierno’.
“Sin embargo, dos soldados hondureños estacionados en las cercanías, afirmaron que ellos y sus camaradas compartían ‘un sentimiento de fraternidad’ con la gente del campamento, a la que describieron como insurgentes antisandinistas, por lo que en consecuencia les ayudaban a obtener comida y otros elementos. Añadieron que ignoraban desde cuándo estaba en operaciones el campamento, pero dijeron que ya existía cuando fueron asignados al área, en diciembre (de 1982).
“Interrogado la semana pasada respecto de las acusaciones nicaragüenses de que los Estados Unidos respaldaban la lucha insurgente para derrocar al gobierno sandinista, el embajador John D. Negroponte respondió: ‘No voy a hacer comentarios sobre historias hipotéticas respecto de acusaciones de que nosotros estamos involucrados de alguna manera con los antisandinístas’. Mr. Negroponte no estaba hoy disponible para ser consultado, pero el subjefe de la misión diplomática, Shepard Lowman, dijo que él no estaba ‘en condiciones de prestarle ayuda en esa materia’. Tampoco estuvieron disponibles funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores de Honduras.
“Para llegar hasta el campamento desde el camino, los visitantes deben abrir un claro en la espesura y cruzar un campo donde pasta el ganado. De acuerdo con los soldados y vecinos, ese campo es de propiedad de una compañía mantequillera hondureña. Al caer la noche, el sábado, nuestro automóvil que marchaba hacia el campamento fue detenido por un guardia uniformado que portaba un rifle Ak-47 (de fabricación rusa, un arma standard fácilmente comprable en el mercado negro, del mismo modo que ciertas armas estadunidenses. Después de que el guardia fue persuadido de permitir el paso del coche, pudimos ingresar en el campamento.
“Unos quince hombres y una mujer en uniforme, junto con varios hombres y mujeres en prendas civiles, vagaban en los cercanías de la barraca que sirve como depósito de provisiones del campamento. Portaban una variedad de armas automáticas. En la entrada un arma lanzagranadas M-79 fabricada en Estados Unidos estaba apoyado sobre algunas cajas cerradas que indicaban, en idioma inglés, que contenían proyectiles de morteros.
“Los hombres fueron reacios a responder preguntas, alegando que su jefe no estaba en la base y que se había ido por una semana como mínimo. Preguntados por su nacionalidad, uno de ellos dijo: ‘Somos todos nicaragüenses’. Dijeron que no habían participado en la revolución sandinista de 1979, ni en favor de ésta ni como miembros de la Guardia Nacional que comandaba Anastasio Somoza Debayle, quien fuera después asesinado en Paraguay.
“Dentro de la barraca de adobe, se apilaban a lo alto cajas ce madera. De acuerdo con sus etiquetas, muchas de las cajas contenían 30 granadas de fragmentación cada una. Otras estaban marcadas como conteniendo proyectiles para morteros M-2 ó M_l9. Más de una docena de amplias tiendas de campaña estaban ubicadas en la vecindad. Soldados hondureños familiarizados con la región dijeron haber visitado la base en momentos en que más de 100 insurgentes acampaban en ella. El campo tiene una antena de radio y está equipado con un generador de electricidad. Los hombres se rehusaron a dar sus nombres o a revelar de dónde procedían sus equipos, armas y municiones.
“El domingo por lo mañana (27 de marzo) un reportero y un fotógrafo procuraron entrar de nuevo al campamento. En cuanto emprendieron el viaje fueron detenidos por un grupo hostil de ocho personas, tres de ellas armadas con armas automáticas y una con insignias de ‘capitán’. Ellos recriminaron a los visitantes por hallarse en el lugar y exigieron saber sus motivos. ‘Esta es un área totalmente restringida’ -dijo el hombre que parecía el capitán mientras que los otros junto a él esgrimían nerviosamente sus rifles. ‘Ustedes no deben volver jamás por este camino’. Preguntado sobre cuándo regresaría el comandante, el hombre respondió: ‘No hay ningún comandante. Aquí no hay nada’.
“Dicen los soldados hondureños de la región que han oído hablar de por lo menos otro campamento además de ese en el que estábamos, pero estaban inseguros acerca de su ubicación precisa. Agregaron que otros campamentos que funcionaron anteriormente en la zona habían desaparecido, y especularon que los hombre que los combatiendo habían ocupado se hallaban ahora combatiendo en Nicaragua.
“Refugiados nicaragüenses que combatieron en Nicaragua y se radicaron en ciudades cercanas dijeron no haber visto insurgentes antisandinistas desde que llegaron a Honduras y que no sabían de la existencia de bases insurgentes dentro de Honduras. Pero refugiados que fueron entrevistados en campos de las ciudades de Danlí y Jacaleapa, hablaron con admiración de los rebeldes que combaten en Nicaragua. “La crónica de Kinzer en el New York Times tiene, además de un mapa ilustrativo de la zona de Honduras que visitaron, una fotografía de Ken Singleton que le muestra platicando con soldados que les impidieron regresar al campamento. Sus datos, así como las referencias que en la misma semana proveyó el semanario Time, son una prueba más de la existencia de tales campamentos que no son de refugiados sino bases de comunicación y aprovisionamiento de los mercenarios que operan ya dentro de Nicaragua, con financiamiento público de la CIA y protección vergonzante del gobierno y las fuerzas armadas de Honduras.

SOBRE CLUB BILDERBERG

Deja un comentario

Bilderberg y otras tramas ocultas: la teoría de la conspiración como apología del capitalismo

Un análisis interesante que nos dice que las teorías de conspiración son una especie de soporte para el capitalismo salvaje, la responsabilidad de la situación social mundial no es causada por este sistema sino por la élite de poderosos que conspiran contra el resto de los humanos. Sin duda un buen análisis para sopesar si las teorías de la conspiración son un instrumento más del sistema para desviar la atención de lo verdaderamente importante, el sistema capitalista debe sustituirse, no funciona para la mayoría de la humanidad pero nadie piensa en ello. No se le ve como el culpable y en cambio se culpa a la élite mundial que es todo poderosa, invencible, por lo que nose puede hacer nada mas que aceptarlo. Al menos así lo entiendo, no se qué opinen ustedes, ya que me quedo con la idea de que el análisis nos dice más, es mucho más complejo, lo que he escrito antes es sólo como la punta del iceberg.

*************

Bilderberg y otras tramas ocultas: la teoría de la conspiración como apología del capitalismo

.

Ciertamente, los efectos del capitalismo actual sobre las mayorías sociales y sobre el medio ambiente planetario son nefastos, pero según los teóricos de la conspiración, ello se debe a que personas taimadas y sin escrúpulos se reúnen para conspirar con fines diabólicos

Por Johon Brown

La gran diferencia entre un pensamiento idealista y uno materialista es que el primero, de una forma o de otra, procura reducir la realidad a la unidad de un sentido, mientras que el segundo acepta la radical diferencia entre lo real y el sentido. Para el idealismo lo real es un tipo de escritura más o menos embrollada, pero que siempre quiere decir algo y que, aunque parezca absurda en un primer momento, acabará en último término, aunque sea al final de los tiempos, revelándose como intrínsecamente portadora de sentido. Desde un punto de vista materialista, lo real no está escrito: ni el mundo físico, ni el mundo histórico son libros que esperen a ser leidos o interpretados. No contienen ninguna revelación, ningún mensaje oculto o misterioso de un Dios ni de otro gran sujeto. El conocimiento racional, para el materialismo, no es un acto de lectura ni de interpretación de lo ya escrito, de lo pre-escrito, sino un acto de producción por el cual generamos el concepto de una cosa, un concepto que no está en la cosa misma y que tampoco es efecto de ella. Como sostiene Spinoza, “una cosa es el círculo y otra la idea del circulo”, lo que tiene como corolario fundamental que “la idea del círculo no es circular”. Conocimiento racional o científico es así producción del concepto como algo distinto de la cosa y no interpretación de la cosa como portadora de los signos de una revelación.

Es frecuente, sin embargo, que la historia se haya entendido como despliegue de un sentido implícito en ella, como la revelación de un misterio. El cristianismo la entendió como economía del misterio, esto es como revelación progresiva de la verdad divina a través de la historia humana. Hegel, en el mismo sentido, la entendió como “teodicea”, esto es como “justificación de Dios” en el tiempo humano. En cualquier caso, la historia anterior a Marx, a la formulación del materialismo histórico, es siempre interpretación de un sentido originariamente misterioso que se supone contenido en el devenir de las sociedades y culturas humanas. Poco importa que sea Dios, el hombre, o la historia misma que se hace sujeto en su propio devenir, quien imprima a los hechos humanos ese supuesto sentido, lo determinante es que se dé por supuesto que la historia tiene un sentido que le es otorgado por un sujeto. Lo que justifica en este contexto la labor del historiador es el carácter inicialmente misterioso de este sentido que, trabajosamente puede extraerse de los documentos históricos. Misterio e interpretación son así correlativos: toda interpretación siempre dejará cierto halo de misterio, pero todo misterio se prestará a alguna problemática revelación tras su “correcta” interpretación.

La teoría de la conspiración se sitúa en la continuidad de estas teorías históricas de la “economía del misterio”, pues se despliega entre los dos términos extremos del misterio y de la revelación. Para la teoría de la conspiración la historia es el resultado de una conjura de los poderosos destinada a engañar a los ingenuos. Se basa, al igual que la teoría libertina de la religión defendida, por ejemplo por Voltaire, en una antropología dual según la cual la humanidad se divide entre una minoría de taimados sin escrúpulos y una mayoría de necios e ingenuos. Su lema es la definición de la religión de Voltaire: “mientras haya sinvergüenzas e imbéciles, habrá religiones” (” Tant qu’il y aura des fripons et des imbéciles, il y aura des religions” Voltaire, carta a Federico II, rey de Prusia, 5 de enero de 1767). Gracias a la eterna existencia de los necios, los taimados realizan sus planes engañando a la mayoría. Los astutos poderosos deben su poder al engaño. Según los teóricos de la conspiración, si este engaño llegara a descubrirse, los poderosos perderían el resorte fundamental de su poder. La historia tiene así un sentido, pues se pliega a la voluntad de los poderosos, que, valiéndose de su astucia explotan y oprimen a los demás. La historia responde al plan trazado por los poderosos para imponerse sobre la mayoría de los mortales. El plan divino de salvación y de revelación queda en estas teorías sustituido por la conjura de los malvados, pero la matriz epistemológica de la economía.sigue siendo perfectamente reconocible, por mucho que Dios haya quedado sustituido por la diabólica humanidad de los poderosos. En ambos casos, aunque de forma contraria, se produce una justificación de la realidad existente: en el de la economía cristiana del misterio, por ser toda realidad, incluido el propio mal, un instrumento del plan divino; en la teoría de la conspiración, en la medida en que el único “mal” existente en la realidad social e histórica deriva no de la estructura de esta, sino del engaño de los poderosos. En sí el orden social es bueno y sólo ha sido perturbado por el engaño y la mentira. La revelación de la verdad y el fin del engaño restablecerían esta bondad esencial en su efectividad. Tal es la tarea que se asignan a sí mismos los teóricos de la conspiración, desde el abate Barruel hasta Julian Assange y el inefable Daniel Estulin.

El Grupo Bilderberg se reúne anualmente desde 1954. Está integrado por jefes de Estado y de gobierno, grandes patronos y capitalistas, académicos de orden y otras personalidades del capitalismo mundial. Como curiosidad hispánica, Sofía Glintzburg de Borbón, esposa del actual jefe de Estado español, asiste desde hace años a estos cónclaves. Los debates son confidenciales, en principio para que los participantes, al margen de sus responsabilidades políticas y económicas, tengan libertad de palabra. En resumen, se trata de una reunión de poderosos en la que estos debaten sobre la actualidad y tal vez coordinen alguna iniciativa que intenten sacar adelante en otros ámbitos nacionales o internacionales. La gente que participa en la reunión es, como diría Marx, un conjunto de “portadores” (Träger”) de relaciones políticas y de producción. No son ellos quienes han establecido ni quienes reproducen estas relaciones: tan sólo las personifican, actúan conforme a ellas y dentro de ellas. Ciertamente, los efectos del capitalismo actual sobre las mayorías sociales y sobre el medio ambiente planetario son nefastos, pero según los teóricos de la conspiración, ello se debe a que personas taimadas y sin escrúpulos se reúnen para conspirar con fines diabólicos. Tal es, por ejemplo la posición del “experto” en los “misterios” del Club Bilderberg Daniel Estulin, quien en su página web hace el siguiente balance de la última reunión del Club:

“El Grupo de Bilderberg no es el fin sino el medio para un futuro Gobierno Mundial. Esta organización ha crecido más allá de sus inicios secretos para convertirse en un guiño clave en la toma de decisiones de la élite. El objetivo final de éste en el futuro es transformar la Tierra en un planeta prisión para lograr un mercado único globalizado, controlado por una Única Compañía Mundial, financieramente regulado por un Banco Mundial y habitado por una población enmudecida cuyas necesidades vitales serán reducidas al materialismo y a la supervivencia: trabajar, comprar, sexo y dormir. Todo conectado a un ordenador global que controla todos nuestros movimientos. Y cada vez está siendo más fácil gracias al desarrollo de las tecnologías de la telecomunicación, que, junto con los avances profundos en el conocimiento actual y los nuevos métodos de ingeniería del comportamiento para manipular la conducta individual, están convirtiendo lo que en otras épocas de la Historia eran sólo intenciones diabólicas en una preocupante nueva realidad. Cada nueva medida vista por sí misma podría parecer una aberración, pero un conjunto de transformaciones de todo orden, como parte de un desarrollo continuo, constituye un cambio hacia la esclavitud total.”

“Intenciones diabólicas”, objetivos totalitarios cósmicos; por mucho que Estulin pretenda desmarcarse de las teorías de la conspiración, no puede sino reincidir en su lenguaje y en su lógica. Incluso cuando se niega a identificarse como un teórico de la conspiración y critica a los demás como “delirantes”, Estulin sigue desenvolviéndose en el mismo círculo, pues ningún teórico de la conspiración reconoce serlo: todo buen teórico de la conspiración se ve a sí mismo como alguien que se limita a observar e interpretar la realidad. Estulin insiste incluso en que Bilderberg no es una conspiración, pero no puede evitar caracterizar al Club como “una reunión secreta de los amos del mundo destinada a establecer un gobierno totalitario mundial”.

Si fenómenos como Bilderberg y la malvada trama que rodea a este sulfuroso Club no se dieran y la cosa pública se gestionara de manera transparente por personas de intachable moralidad, según Estulin y otros autores afines el capitalismo no debería, en buena lógica, plantear ningún problema. Lo que oculta la conspiración sólo puede ser, efectivamente, un abuso, una injusticia o una ilegalidad, pues no puede ocultarse el conjunto de un sistema social y económico. Si el mal está en el abuso y el engaño, el sistema mismo es inocente. La teoría de la conspiración funciona, por consiguiente, como una apología del capitalismo. Su lógica es exactamente la contraria de la que Marx adopta en el Capital, donde afirma en el prólogo a la primera edición: “No pinto de color de rosa, por cierto, las figuras del capitalista y el terrateniente. Pero aquí sólo se trata de personas en la medida en que son la personificación de categorías económicas, portadores de determinadas relaciones e intereses de clase. Mi punto de vista, con arreglo al cual concibo como proceso de historia natural el desarrollo de la formación económico-social, menos que ningún otro podría responsabilizar al individuo por relaciones de las cuales él sigue siendo socialmente una criatura por más que subjetivamente pueda elevarse sobre las mismas.” El historiador racional, materialista, trata la historia como una parte de la naturaleza sin ponerse al acecho de signos ni mensajes de ocultos sujetos conspiratorios, sin subjetivizarla ni moralizarla. El teórico de la conspiración, por su lado, pinta de negro a las personas blanqueando así las relaciones sociales y los intereses de clase que aprecen como algo “natural”. La historia para él no necesita de ningún concepto para entenderse, basta suponer la intención más o menos oculta de un sujeto detrás de ella y buscar cuidadosamente todo signo, por mínimo que sea, de esta intención, de ahí la enorme dimensión de las tramas conspirativas que mediante el juego desatado de la metáfora y la metonimia cubren enormes extensiones espaciales y dilatados períodos históricos.

Las teorías de la conspiración legitiman el orden establecido al criticar sus perversiones explicables en términos de intenciones subjetivas, pero dejando libre de toda crítica a sus estructuras. Hay, sin embargo, algo más grave: también transmiten una concepción del poder -que corresponde a las mistificaciones fundadoras del Estado soberano- que considera el poder como sustancia, como algo que se puede tener o se puede tomar. Los “amos del mundo” tienen todo el poder y frente a ellos somos, según estas “teorías”, enteramente impotentes. Sin embargo, toda concepción materialista del poder parte del hecho de que el poder no es sustancia sino relación. El poder implica siempre un contrapoder sobre el que se ejerce, una correlación de fuerzas. La idea de una conspiración mundial todopoderosa o incluso la del totalitarismo son fantasmas del Estado soberano, del Leviatán de Hobbes para el cual, una vez constituido el Estado, su poder es el único poder, siendo las potencias singulares de los súbditos meras dependencias, meros modos subsumidos en ese poder único y sustancial. Sin embargo, para el materialismo la realidad es siempre multiplicidad y complejidad irreductible: el poder en ese contexto, como cualquier otra realidad sólo puede ser del orden de la relación. La idea de una gran conspiración omnipotente es, en conclusión, una representación generadora de tristeza y de impotencia, pues hace que nos contemplemos como una nada frente a un poder omnímodo; por el contrario, la consideración del poder como relación hace posible modificar la relación, actuar sobre ella mediante nuevas combinaciones de la potencia de los individuos, nuevas formas de hegemonía que liquidan la fama de omnipotencia de los supuestos “amos del mundo”, sean estos los representantes políticos “legítimos” o las oscuras fuerzas de una conjura. Sólo una concepción racional del poder como la de Maquiavelo,o Marx aleja y disipa los fantasmas tristes del poder absoluto capaz de dar sentido a toda la realidad social y a toda la historia humana. Sólo un poder entendido como relación da cabida a la política.

Fuente: http://iohannesmaurus.blogspot.com/2011/06/bilderberg-y-otras-tramas-ocultas-la.html

juegos y video juegos para niños y adolscentes

Deja un comentario

Older Entries